Suelos de arena y suelos de arcilla

Webnode
21.10.2008 11:20

PH del suelo y sustratos y cómo ajustar el ph 

 

• Valores del pH

- Si el pH del suelo es menor de 6,5, se trata de un suelo ácido. 

- Si está comprendido entre 6,5 y 7, el suelo es neutro.

- Si es mayor que 7, el suelo es alcalino.
• El pH óptimo para la mayoría de las plantas está entre 6 y 7.
• El pH influye en la disponibilidad de nutrientes, es decir, que si es muy alto o muy bajo escasearán ciertos elementos o habrá otros en exceso, lo cual también es perjudicial.
Algunas plantas prefieren suelos con pH alrededor de 5,5, es decir, ácidos. Son las acidófilas

• Las acidófilas precisan un suelo ácido (pH menor de 6,5) y si no lo es, deberás descártalas o plantarlas en maceta con sustrato ácido (valor entre 5 y 6). Además, será necesario aportar quelatos de Hierro y otros micro elementos para corregir las deficiencias de Hierro, Zinc, Manganeso... elementos que escasean en medio ácido y amarillean las hojas.
• Para comprobar si un suelo es calizo, toma un puñado y vierte vinagre y si burbujea es que lo es. Si la efervescencia es débil, significa que es sólo ligeramente calizo. 
• ¿Cómo bajar el pH?

- Azufre en polvo: el efecto es lento, entre 6 y 8 meses. Bueno para enmendar un jardín o parcela entera. Aporte de 150 a 250 g/m2 y mezclar.

- Turba rubia mezclada con el suelo. Tiene un pH muy ácido.

- Sulfato de Hierro o el. Las proporciones aproximadas son de 1 a 3 gramos de sulfato por litro de agua. Sulfato de aluminio para Hortensias.
• ¿Cómo subir el pH?

Para subir el pH muy ácido se emplea caliza molida. Se extiende y se mezcla con el suelo. 

El convertir un suelo ácido en alcalino es relativamente fácil mediante encalados, pero un suelo alcalino llevarlo a neutro o ácido es mucho más difícil y hay que repetir las aplicaciones porque tiende a neutralizarse.
El riego con agua dura o calcárea eleva el pH de los substratos, lo cual perjudica a las plantas que pueden faltar: Hierro, Manganeso, Boro y Cobre.



Humus y el abono orgánico

• ¿Qué es el humus? 
• ¿Qué beneficios produce el humus?
• ¿Cómo saber la cantidad de humus que tiene el suelo?
• ¿Cómo aumentar el humus del suelo con abono orgánico?
• ¿Cuándo aportar el abono orgánico?
• ¿Se puede abonar sólo con abono orgánico?

  ¿Qué es el humus? 

El humus es una sustancia que se produce por la descomposición en el suelo de restos orgánicos.

Ejemplo: cuando cae una hoja al suelo es atacada por hongos y bacterias y una parte de esa hoja se convierte en humus. Ocurre igual con el estiércol, compost, turba y cualquier material orgánico: son atacados por los microorganismos y se forma humus.

Con los años, el humus también se descompondrá y transformará en minerales, pero lentamente; desaparecerá como humus después de más de 3 años. 
• ¿Qué beneficios produce el humus?

El humus es una sustancia muy especial y beneficiosa para el suelo y para la planta:

Agrega las partículas y esponja el suelo, lo airea; por tanto, mejora su estructura.

Retiene agua y nutrientes minerales y así no se lavan y pierden en profundidad.

Aporta nutrientes minerales lentamente para las plantas a medida que se descompone (Nitrógeno, Fósforo, Potasio, Magnesio, etc.).

El humus produce activadores del crecimiento que las plantas pueden absorber y favorece la nutrición y resistencia: vitaminas, reguladores de crecimiento (auxinas, giberelinas, citoquinicas) y sustancias con propiedades de antibióticos.

Las raíces se encuentran mejor en un suelo rico en humus que en uno pobre en esta sustancia.
• ¿Cómo saber la cantidad de humus que tiene el suelo?

El método preciso es llevando una muestra de suelo a analizar a un laboratorio. Se determina el valor exacto. Por ejemplo: "Este suelo tiene un 1,7% de humus" (materia orgánica). Quiere decir que por cada 100 kilos de tierra, hay 1,7 kilos de humus.

La mayoría de los suelos cultivados tienen entre un 1 y un 3% de humus. La arena de la playa es muy pobre en humus, no llega al 1%, pero el suelo de un bosque puede superar el 5% de humus.

Si sale un valor muy bajo es más que recomendable hacer un plan de mejora para aumentarlo, mediante, por ejemplo, fuertes estercoladuras durante varios años seguidos. 
• ¿Cómo aumentar el humus del suelo con abono orgánico?

Aportando al suelo abonos orgánicos: estiércol, compost, turba, guano, humus de lombriz, etc.

Exige tiempo; de la noche a la mañana no se puede pasar de un 1% de humus al 2%; se consigue a lo largo de una serie de años.

Más o menos el 10% del estiércol que se echa se convierte en humus. Es decir, que si echas 10 kilos de estiércol al suelo, obtienes 1 kilo de humus.

Hay plantas que gustan de un suelo rico en materia orgánica; otras normal y otras que, incluso, prefieren un suelo pobre en humus, por ejemplo, la vegetación del desierto.
• ¿Cuándo aportar el abono orgánico?

En invierno es el mejor momento para aportar abonos orgánicos al suelo, los cuales producirán humus y nutrientes para las plantas (Nitrógeno, Potasio, Azufre, etc.).
¿Se puede abonar sólo con abono orgánico?

Sí, podrías abonar sólo con abonos orgánicos, es lo que se suele hacer en las huertas tradicionales, pero...

Sale más caro que los fertilizantes químicos.

En determinados momentos hacen falta grandes cantidades de nitrógeno y de los demás elementos y los abonos orgánicos no pueden suministrarlo ya que ellos van descomponiéndose lentamente, según el clima y el tipo de suelo.

Si hay carencias de micro nutrientes, por ejemplo, de hierro, la manera más fácil de corregirla es con fertilizantes minerales, por ejemplo, con quelatos de hierro.

Los abonos químicos o minerales lo único que aportan son nutrientes puro y duro, ni humus ni mejora
• Las lombrices comen restos vegetales y lo que excretan (sus "cagaditas") se transforman en humus de lombriz o vermicompost, de gran valor para el suelo y las plantas. 
• Se necesita para fabricar humus de lombriz un vermicompostador o compostador urbano y lombrices rojas.
• Puedes instalar un vermicompostador en la terraza, en el jardín, en el balcón, en la cocina, en el lavadero... donde quieras. El sitio más práctico será cercano a la cocina. 
• Debe estar a la sombra y a cubierto de las lluvias para que no quede inundado.
• Para que las lombrices estén lo mas "cómodas" posible y su actividad sea plena, la temperatura debe estar entre 18º y 25º C.
• Hará falta echarle un cubo de agua cada 15 días. 
• La producción de humus de lombriz no produce mal olor, al contrario, un agradable olor a bosque húmedo. 
• Las lombrices nunca salen del recipiente porque es un recipiente cerrado y en él tienen todo lo que necesitan: alimento, humedad y oscuridad.
Con un compostador urbano puedes hacer humus de lombriz en un piso, sin malos olores y ocupando el mínimo espacio. Por ejemplo, en la Web de compostadores.com tienes 2 modelos de la máxima calidad.


Drenajes del suelo: cómo mejorarlo

• Si tras una lluvia o riego copioso se forman charcos varios días, es síntoma de mal drenaje. 
• Crea pendientes para que escurra el agua hacia un lado y salga por allí o bien se recoja con una canaleta. 
• Nivela el terreno con el fin de suprimir las hondonadas o depresiones. 
• Elige especies resistentes al suelo arcilloso o para suelos con malos drenajes. Mira la Lista de plantas para suelo arcilloso 
• Aporta arena y materia orgánica al suelo en el momento de plantar.
• En céspedes elimina el fieltro haciendo ESCARIFICADOS (mínimo 1 al año, en primavera; ideal, otro más en otoño) y aireados haciendo PINCHADOS con una horca en superficies pequeñas; con un rulo de púas o con una máquina profesional llamada "sacabocados", 1 ó 2 veces al año y recebo posterior con una mezcla de arena y turba mitad y mitad a razón de 1,5 m3 de mezcla por cada 100 m2 tras el pinchado. 
• Si se forman charcos, o si algunas zonas están muy mojadas, pincha el suelo con una horquilla de jardín y muévala ligeramente de un lado a otro. De este modo el agua podrá drenarse en parte.
• Instala tubos para drenajes. Si no es para tanto, realizando algunas de las operaciones descritas anteriormente será suficiente.
En suelos con malos drenajes se puede plantar en montículos o caballones de tierra para que las raíces no queden empapadas permanentemente.

Mejorar el suelo, mejora de suelos


1. El suelo ideal
- Suelto (ni arcilloso, ni demasiado arenoso, sino intermedio, franco).

- Profundo (que no haya debajo hay una capa rocosa o impenetrable para las raíces).

- Rico en materia orgánica y nutrientes minerales.

- Con un buen drenaje (que no acumule agua en exceso). 

- Y con un pH entre 6 y 7.
2. Suelo poco profundo

Si el suelo es poco profundo para las raíces, añade tierra vegetal para recrecer el nivel del terreno.
Suelo arcilloso
3. Si el suelo es arcilloso, pesado, que se enfanga, se mejora aportando arena y especialmente, materia orgánica (compost, turba, estiércol, mantillo, humus de lombriz).
4. Suelo arenoso
  Si el suelo es arenoso, seco, que retiene poca agua... también se mejora mezclando la capa superior con material orgánico (unos 100 kilos por cada 100 m2 de turba, compost, mantillo...) e incluso, añadiendo algo de tierra arcillosa.
5. Suelo pobre Si el suelo es pobre se echa materia orgánica año tras año y/o fertilizantes minerales. 
6. Suelo ácido

Si el suelo tiene un pH muy ácido (pH<5,5) escasearán algunos nutrientes esenciales para las plantas como Calcio, Magnesio, Fósforo, Molibdeno y Boro y la estructura no suele ser buena. El pH se sube incorporando caliza molida. Dosis: 15-20 Kg. por cada 100 metros cuadrados a aportar en otoño y se entierra labrando.
7. Suelo básico

Si el suelo es básico o alcalino (pH>8) es muy probable que escaseen el Hierro, Manganeso, Zinc, Cobre y Boro. Las plantas acidófilas y otras plantas sensibles a estas carencias, como el Naranjo, el Hibisco, etc., amarillearán y darán pocas flores por carencia de Hierro (clorosis férrica). Solución: bajar el pH y así se liberan los nutrientes insolubilizados en el suelo. Materiales para bajar el pH:
8. Turba rubia: es un material muy ácido (ph=3,5), que baja el pH de la tierra. Dosis: 1 Kg. de turba rubia por metro cuadrado. A los 2 ó 3 años se debe repetir el tratamiento.
9. Azufre en polvo: es lo que sale más económico si hay que acidificar parcelas grandes, por ejemplo, todo el jardín o todo el huerto. Se mezcla con los primeros 25-30 cm. de tierra 90 gramos de azufre en polvo por m2. Aplicación durante el otoño para que en primavera se note el efecto. A los 2 ó 3 años se debe repetir el tratamiento.

Además de bajar el pH, aplica al suelo un fertilizante especial, rico en hierro llamado quelatos de hierro y quelatos de otros micro nutrientes, como el manganeso, cobre, zinc, etc. para las posibles carencias.
10. Mal drenaje

Los suelos con mal drenaje, es decir, que se encharcan fácilmente, se mejoran con algunas de estas acciones:

- Instalar tubos de drenaje. 

- Dar pendientes al terreno para evitar charcos.

- Aportar arena: 2 ó 3 metros cúbicos por cada 100 m2 de superficie o más. 

- Aportar materia orgánica al suelo: lo esponja y airea.

- Elegir especies que resistan las condiciones asfixiantes. Por ejemplo, las que van bien en la siguiente lista.


Tierra de cultivo o tierra vegetal: saber comprarla



• Es frecuente necesitar tierra de cultivo para rellenar zonas de un jardín en construcción, para rellenar jardineras de obra, etc. 
• Se le suele llamar tierra vegetal o tierra de cultivo y se compra por metros cúbicos.
• Compra tierra sacada de los primeros 30 centímetros del suelo. Los 30 cm. más superficiales son los que contienen más materia orgánica (humus), más nutrientes minerales (Nitrógeno, Fósforo, Potasio, Magnesio...) y mejores características físicas (más aireada, esponjosa, no compactada), etc. 
• Te interesará comprar esta tierra superficial, pero, ¿cómo saber si es de arriba o es del subsuelo? Fíjate si hay hierbas, restos de maleza y sobre todo, raíces finas; si ves muchas raíces finas será señal de que es tierra superficial. En el subsuelo aparecen muy poquitas raíces finas de hierbas anuales y perennes, aunque puede haber de árboles y arbustos.
• Es habitual vender tierra excavada de los cimientos de edificios y obras como tierra de cultivo o tierra vegetal, pero ésta es muchísimo peor que la superficial.
Tampoco compres tierra muy arcillosa, pesada, fangosa, ni que contenga demasiadas piedras. Si mojas una pequeña cantidad en la mano y parece como plastilina, es arcillosa.
Conocer bien el suelo es muy importante. Una de las características a estudiar es la textura. Los extremos son
Suelos arenosos (suelos de arena)
• - Drenan muy bien, no se encharcan.

- Buena aireación para las raíces.

- Se secan demasiado pronto.

- Retienen muy poco el agua y hay que regar con bastante frecuencia.

- Retienen muy poco los nutrientes minerales (Nitrógeno, Potasio, etc.). Por tanto son secos y pobres en elementos fertilizantes. 

- A los céspedes les va muy bien un suelo arenoso.

- Mejora: aportar materia orgánica, por ejemplo, estiércol. La materia orgánica da cohesión a los suelos arenosos. 

Si añades estiércol, aporta 2 Kg./m2; si añades turba, 0,5 a 1 Kg./m2.
Suelos arcillosos (suelos de arcilla)
- Pesados de labrar.

- Con tendencia a compactarse.

- Se encharcan con las lluvias o con el riego.

- Positivo es que son ricos en nutrientes (tienen amplios "bolsillos").

- Mejora: aportar materia orgánica, por ejemplo, estiércol. La materia orgánica esponja a los arcillosos. 

Si añades estiércol, aporta 2 Kg./m2; si añades turba, 0,5 a 1 Kg./m2. 

Si el suelo es muy arcilloso, además de la materia orgánica también es recomendable distribuir arena de río, entre 15 y 30 Kg./m2.

En suelos arcillosos se debe incorporar cada año una buena cantidad de compost, turba o estiércol bien descompuesto


 

Contacto

Alacannabis

966 14 52 39
689 333 119
de 10h a 14h y 17h a 21h

Webnode